La fiesta es interminable. Lo que empezó el 9 de diciembre en Madrid está terminando en este domingo 23 en Núñez. Los campeones de América regresaron al Monumental. Y hubo una tremenda bienvenida.

Pasadas las 14, lentamente, los hinchas de River se empezaron a agrupar en las zonas aledaña al estadio de Núñez para recibir al plantel campeón de América en el Monumental. Y con el correr de la tarde, el número se acrecentó en buena forma. Simpatizantes de todas las edades unidos por una sola razón: darles las a todos por el histórico título conseguido ante Boca en Madrid.

Cantitos por allá. Por acá. Afiches. Banderas y camisetas en medio de una tarde calurosa sobre Buenos Aires. Miles y miles de fanáticos que se acercaron hasta el lugar como muestra de agradecimiento. 

Después de una caravana interminable que duró más de dos horas, el micro que trasladaba al micro desde Ezeiza arribó al Monumental. Y ahí, sí, quedó todo listo para la fiesta.

Es un reencuentro muy esperado entre los dirigidos por Marcelo Gallardo y sus fanáticos, aquellos que se quedaron con las ganas de ver a su equipo en el partido suspendido del 24 de noviembre y que ahora celebran un trofeo que tiene un sabor especial por haber sido conseguido tras vencer al clásico rival.

"Gracias, por esta alegría, por ganarle a Boca, y salir campeón", fue la canción que acompañó al plantel en la medida que fue recorriendo la alfombra roja dispuesta dentro del campo de juego. Uno a uno, los futbolistas se fueron bañando en emoción. El primero en asomar por el túnel fue Nahuel Gallardo, el hijo del gran ídolo, que en la anterior conquista, en 2015 estaba en Inferiores, y hoy se dio el gusto de disfrutar la fiesta como un integrante más del plantel. Junto a él salieron varias promesas de la cantera. Luego, aparecieron el paraguayo Moreira, Lucas Martínez Quarta y Milton Casco, quien se ganó una de las primeras grandes ovaciones de la noche.

Una enorme explosión brotó con el ingreso de Gonzalo Martínez. Desde todos los sectores del estadio atronó el hit ya transformado en clásico, "el Pity Martínez, qué loco que está", y sus propios compañeros se sumaron al coro. Una despedida inolvidable para el mediocampista ofensivo, que parte hacia el Atlanta United de la MLS con una música inolvidable en sus oídos.

Los ausentes, Rafael Santos Borré, Franco Armani y Juanfer Quintero, quienes viajaron directamente a Colombia, también fueron nombrados para que estallara el estadio con su sólo mención. A la distancia, habrán vibrado con la enorme celebración.

Fuente: Olé/Infobae

Compartir

Comentarios