Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos, se expresó sobre la situación de Venezuela e insistió que todas las opciones están sobre la mesa, incluso la vía militar

El jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, una entrevista exclusiva con El Comercio, señaló que ya no hay futuro para Nicolás Maduro en Venezuela. Sin embargo, reconoció que su salida está tomando mucho tiempo, aunque dijo ser optimista de que “la conclusión será rápida”.

Antes de abandonar Lima en medio de su apretadísima agenda, que lo llevó a visitar en cuatro días cuatro países sudamericanos: Chile, Paraguay, el Perú y finalmente Colombia.

Pompeo contó que: "El principal motivo de mi visita han sido realmente dos asuntos: estar con nuestros amigos de los países democráticos que tienen mercados libres, asegurarnos que entiendan que podemos trabajar como socios, para hablar de nuestros acuerdos y relaciones; y también para hablar de la amenaza a esos países debido al desastre que es ahora Venezuela y su crisis humanitaria, la cual ha sido causada únicamente por el desastre político que significa Nicolás Maduro". 

Y prosiguió: "Yo no sé por cuánto tiempo más la gente de Venezuela puede tolerar esto. Supongo que no mucho. La devastación fue ocasionada por Maduro, quien eligió llevar a los cubanos y permitir a los rusos a intervenir en el país. Esas son las cosas que están destruyendo las vidas de la gente joven en Venezuela, y yo soy muy optimista de que Maduro entenderá de que su momento está llegando".

También destacó que: "La gente en Venezuela eligió a la Asamblea Nacional y a Juan Guaidó. Así que en última instancia depende de los venezolanos. La OEA está dando un enorme apoyo y Estados Unidos continúa ayudando. Los venezolanos tendrán que convencer a los líderes que ellos deben irse. No hay futuro para Maduro".

Consultado sobre el interés estadounidense en los países latinoaméricanos, que anteriormente no hubo, el funcionario dijo: "La razón de este cambio es que el presidente Trump entiende lo importante que es Sudamérica, Centroamérica, México, Canadá y todo el hemisferio occidental. Por eso él quiere comprometerse y trabajar con estos países para desarrollar el comercio. Ahora tenemos grandes democracias en Sudamérica, tenemos economías de libre mercado que entienden las reglas de la ley y la transparencia. Y este no siempre ha sido el caso en Sudamérica. Ahora hay una enorme oportunidad para Estados Unidos de comprometerse con los presidentes sudamericanos, y el presidente Trump está muy enfocado en ello.

 


Fuente: elcomercio

Compartir

Comentarios