SOCIEDAD

28 de abril de 2019

Beatificaron al obispo Angelelli en la Rioja

Enrique Angelelli y otros tres sacerdotes fueron beatificados en una ceremonia que se llevó a cabo en La Rioja. La encabezó un enviado del papa Francisco. Los cuatro durante la última dictadura militar, en 1976, constituyó un martirio

Durante una ceremonia en la ciudad de La Rioja, presidida por el enviado del papa Francisco, el prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos, Angelo Becciu, el obispo Enrique Angelelli, los sacerdotes Carlos Murias y Gabriel Longueville y el laico catequista Wenceslao Pedernera fueron declarados beatos

Luego de la lectura de la biografía de los cuatro mártires, se dio paso al rito -en latín- de la beatificación aprobada por el Vaticano, al probarse que el asesinato de los cuatro durante la última dictadura militar, en 1976, constituyó un martirio.

Al finalizar la lectura de la carta apostólica del papa Francisco que los declara beatos, se descubrió una gigantografía con la foto de los 4 mártires. "Viva los mártires riojanos", se celebró desde el escenario que oficia de altar en el predio rodeado de cerros, bajo una lluvia de aplausos de los miles de asistentes.

La misa fue presidida por el enviado del Papa y concelebrada por el nuncio apostólico en Argentina, León Kalenga Badikebele, y unos 40 obispos de distintas diócesis del país; entre ellos el titular de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Ojea; el cardenal primado de la Argentina, arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli; y el obispo emérito de Tucumán, cardenal Héctor Héctor Villalba.

 

 

Por el gobierno nacional, participaron de la ceremonia la vicepresidenta Gabriela Michetti y el secretario de Culto, Alfredo Abriani, además los gobernadores de La Rioja, Sergio Casas; de Catamarca, Lucia Corpacci; de Córdoba, Juan José Schiaretti; de Salta, Juan Manuel Urtubey; y el presidente del Partido Justicialista nacional José Luis Gioja.

El asesinato del obispo Enrique Angelelli, ocurrido el 4 de agosto de 1976 en plena dictadura cívico-militar, transitó un largo proceso judicial que culminó en 2014 con la condena a prisión perpetua a los militares Luciano Benjamín Menéndez y Luis Fernando Estrella como autores intelectuales del homicidio.

El hecho ocurrió en medio de un accidente automovilístico provocado por la encerrona que le hicieron otros vehículos en un tramo de la ruta que atraviesa la provincia a pocos kilómetros de Punta de los Llanos y a media hora de camino de Chamical.

Justamente en Chamical habían aparecido fusilados dos semanas antes los sacerdotes Gabriel Longueville y Carlos de Dios Murias.

El 31 de agosto de 1976, a pocos días del asesinato, el juez riojano Aldo Zalazar Gómez, resolvió disponer el archivo del expediente, tras aceptar el criterio de la fiscal de que la muerte había sido producto de un accidente de tránsito causado por una rueda desinflada.

Al regreso de la democracia, en 1983, el juez de La Rioja, Antonio Condado, reabrió la causa y al año siguiente el juez Aldo Fermín Morales la recaratuló como "homicidio calificado y tentativa de homicidio calificado".

El mismo magistrado dictó sentencia en 1986, afirmando que "la muerte de Enrique Angelelli no obedeció a un accidente de tránsito, sino a un homicidio fríamente premeditado y esperado por la víctima".

Y en el año 1988, el aún juez de la causa rechazó la demanda de la fiscalía de que el proceso a los culpables fuera llevado adelante por el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, resolución que fue apelada ante la Corte Suprema de Justicia que la derivó finalmente a la Cámara Federal de Córdoba.

El fiscal de la Cámara, ese mismo año, se pronunció por la aplicación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, exonerando de cargos a varios militares implicados en el asesinato del obispo riojano.

Y en 1990, la Cámara Federal de Córdoba consideró agotada la investigación y sobreseyó a los implicados.

Luego en octubre de 2005, con un cambio en la situación política nacional y la abolición de las leyes del perdón, el juez federal subrogante de La Rioja, Franco Romano Grassi reabrió la investigación y se produjo la reapertura de la causa.

Después de 8 años, fue enviada a juicio y el proceso comenzó el 4 de noviembre de 2013 y concluyó el 4 de julio de 2014, a un mes de conmemorarse los 38 años del asesinato, con la sentencia a prisión perpetua de los militares Luciano Benjamín Menéndez y Luis Fernando Estrella como autores intelectuales del homicidio.

 

 

Fuente: ambito

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios