El delantero brasileño trata de desmontar las acusaciones con una declaración en las redes sociales: “Fue una trampa en la que acabé cayendo”

Nadie sabe qué ocurrió exactamente la noche del 15 de mayo en el hotel Sofitel Arc de Triomphe de París. La joven brasileña Najila Trindade (26) lo tiene claro: fue violada por Neymar (27). "Pregunté si había traído preservativo y dijo que no. Entonces le dije que no tendríamos nada. Él estaba agresivo, muy diferente de cómo estaba en los mensajes... empezó a golpearme y a hacerme daño. Le pedí que parara y continuó. Me dio la vuelta, cometió el acto y continuó golpeándome violentamente (...) Quiero Justicia, estoy traumatizada y quiero que pague por lo que hizo", explicó la presunta víctima en una entrevista en televisión.

La joven modelo, según contó, conoció al jugador por Instagram y, tras intercambiar mensajes, acordaron que aprovecharía un viaje a Europa para escaparse a París y tener sexo con el jugador, que le pagó el vuelo y el hotel. Al día siguiente de la presunta agresión sexual, volvieron a verse en el mismo cuarto, y la mujer grabó un vídeo (del que de momento sólo se ha divulgado una parte), en que se la ve abofeteando al jugador. Para el entorno del crack, que milita en las filas del París Saint-Germain, es la prueba de que ella estaba buscando su reacción y que todo es un gran montaje que busca una indemnización millonaria de un futbolista cuyo salario se estima en 36,8 millones de euros.

El primer minuto del vídeo, filtrado a la prensa, se puede ver a la modelo golpeando Neymar, mientras le acusa de agredirle y dejarla sola en el hotel la noche anterior. En los otros seis minutos del vídeo, de acuerdo con la joven, habría elementos que comprobaría que el astro brasileño la agredió el 15 de mayo, pero el documento desapareció y no llegó a manos de la policía.

Ella, en cambio, asegura que volvió a quedar con él porque quería pruebas y poder vengarse de la violación. Un informe encargado por ella a un médico privado constató un cuadro de "dolor, pérdida de peso, ansiedad y problemas gástricos después de un episodio de estrés emocional y hematomas causados por agresiones en la región de las nalgas y las piernas". La presunta víctima presentó la denuncia dos semanas después de los hechos, en una comisaría de Sao Paulo y acto seguido se decidió a hablar con los medios.

A la espera de lo que diga la Justicia, lo que sí parece más claro es que Neymar cometió un delito contra la privacidad de la mujer cuando respondió a las acusaciones divulgando en Instagram la conversación que tuvo con ella a través de Whatsapp, fotos íntimas incluidas. El jugador quería probar que todo lo que ocurrió fue consentido porque la chica le escribió al día siguiente de la presunta violación proponiendo quedar otra vez.

Ahora mismo hay dos investigaciones abiertas: una por la presunta violación y otra por el posible delito virtual por parte de Neymar por divulgar escenas de desnudez sin consentimiento de la víctima. Por este segundo caso el jugador testificó el jueves en una comisaría de Río de Janeiro.

En medio del huracán, mientras se iban filtrando los detalles de lo que ocurrió en París a la prensa local, los máximos dirigentes de la Confederación Brasileña de Fútbol no se ponían de acuerdo sobre si habría que apartar a Neymar de la Copa América, que arranca en Brasil la semana que viene. Finalmente, no hizo falta tomar ninguna decisión dolorosa. El destino quiso que Neymar se lesionara el tobillo el jueves en un partido amistoso contra Qatar, y pasará los días de competición fuera de los estadios, enfrentándose a la acusación.

Los que parecen no estar dispuestos a esperar que se aclaren las cosas son los patrocinadores. Mastercard le ha apartado temporalmente de sus acciones de márketing justo antes de la intensa campaña de publicidad prevista para el torneo internacional, y desde Nike aseguraron estar "profundamente preocupados" con la situación.

Sin embargo, y contra todo pronóstico, en Brasil la acusación está generando una ola de simpatía hacia Neymar, y la balanza del tribunal de Internet parece decantarse a su favor. El jugador fue aplaudido como nunca en el partido amistoso de Brasilia, y recibió muestras de solidaridad hasta del presidente. "Es un niño. Está en un momento difícil, pero creo en él", dijo Bolsonaro, que fue hasta el hospital donde fue ingresado para hacerse una foto, un gesto que también ha generado polvareda. Al margen de esta acusación, la imagen de Neymar se había deteriorado poco a poco en los últimos años. Pervive una imagen de niño mimado, teatrero (sus numerosas caídas en el Mundial de Rusia del año pasado generaron una lluvia de memes memorables) e inestable emocionalmente.

Compartir

Comentarios