ACTUALIDAD

5 de julio de 2019

Luque buscaría despedir a la mitad de sus empleados

El empresario presentó el Plan Preventivo de Crisis mediante el cual intentará pagar a los despedidos el 50% de la indemnización correspondiente en 18 cuotas

El empresario Emilio Luque busca reestructurar sus supermercados, y argumentó que debido a la complicada situación financiera que atraviesa su empresa, tuvo que presentar su Procedimiento Preventivo de Crisis -PPC-, esto derivó en una medida de fuerza de sus más de 1.200 empleados.

Según los trabajadores, en la presentación realizada por el dueño de la cadena de supermercados se solicita el despido del 50% de los empleados de planta permanente. Además, la empresa, se ofrece a pagar la mitad de la indemnización correspondiente; en 18 cuotas, que comenzarían a abonarse a fines de octubre de 2019.

“Creemos que esto no es un Procedimento Preventivo de Crisis como debería ser, sino una intención de despedir trabajadores como es la cantidad que representa la mitad de toda la planta”, expresó Javier Martínez, uno de los delgados de los empleados de la empresa. Según explicó Martínez, la presentación realizada por Luque fue recibida por la asesoría legal de la Secretaría de Trabajo, repartición que analizará los documentos del empresario y evaluará si este procedimiento es apto, ya que debe cumplir una serie de requisitos (análisis de balances, activos y pasivos) para ser aceptada. Una vez terminada esta etapa y, en caso de estar en condiciones, la presentación se envía al gremio de empleados del comercio (SEOC) que puede aceptarla o rechazarla. Si optan por la segunda opción, la Secretaría de Trabajo llama a una conciliación entre las partes.

“Nos llama mucho la atención lo que presentó. No tiene fundamentos en el hecho de la cantidad de gente que quiere despedir y cómo seguirá el manejo de la empresa. Esta no puede seguir funcionando como está”, señaló el delegado que contó que la Secretaría de Trabajo adelantó la presentación de Luque al gremio para que tengan conocimiento de la misma.

Luego de cancelarse el pago de los sueldos del mes de mayo con lo facturado en las sucursales durante las últimas dos semanas, los trabajadores no tienen novedades desde el área de Recursos Humanos con respecto a los haberes de julio y el pago del medio aguinaldo. “Mayo terminaron de pagar. Ahora sobre los sueldos de junio no hay nada. Una de las preocupaciones es que al no haber mucha mercadería no podemos esperar que los haberes se paguen con lo que facturamos ya esta no es suficiente”, remarcó Martínez que contó que ni siquiera los productos fabricados por Luque, -como harina, galletas y fideos- entran a las sucursales. “Esto no hace mucho ruido”, aseguró.

Por último adelantó que si los empleados no pueden continuar trabajando por la falta de mercadería en las góndolas, no se descartan nuevas medidas de fuerza como las realizadas a mediados de junio.

Al respecto, Roberto Palina, Secretario de Trabajo; admite que tomó el pedido formulado por Luque para entrar en el Procedimiento Preventivo de Crisis. No obstante, el funcionario provincial aclara que deben darse ciertos requisitos para admitir tal proceso. Por ejemplo, que la empresa certifique que arrastra un déficit desde hace al menos dos años.

El Procedimiento Preventivo de Crisis está contemplado en la Ley 24.013 establece que previamente a la comunicación de despidos o suspensiones por fuerza mayor, causas económicas o tecnológicas, que afecten a más del 15% de los trabajadores en empresas de menos de 400 trabajadores, a más del 10% en empresas de 400 a 1.000 trabajadores, y a más del 5% en empresas de más de 1.000 trabajadores, se deberá sustanciar el procedimiento preventivo de crisis de empresas (según el artículo 98).

Sobre esta situación; Emilio Luque expresó: “Nunca me pasó esto”. La reestructuración de su cadena de supermercados es el primer paso en el PPC que el empresario solicitó ante la Secretaría de Trabajo de la provincia. Admite que la falta de financiamiento no le permitió sostener la regularidad en el pago de sus obligaciones. A ello se sumó la estrepitosa caída del consumo y el elevado nivel de endeudamiento de una franja importante de sus clientes; según expresiones del empresario.

“Yo no bajo los brazos. Estamos buscando la mejor manera de solucionar todo esto, pero no depende tan sólo de nuestra buena voluntad, sino de los medios con los que uno puede contar”.  Además, afirmó que no habrá cierres masivos de sucursales. “La salida más rápida a esta situación es que los bancos nos ayuden y confiar en que nuestra empresa pagará las obligaciones, como lo venía haciendo”, relata y agrega: “Esto no se arregla de hoy para mañana; achicar las obligaciones no necesariamente es la solución para seguir funcionando”; precisó Luque.

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios