10 de julio de 2019

Lo que pasó y quedó llega a la 97.1

El domingo 14 de julio desembarca uno de los programas que la gente anhela volver a escuchar. "Lo que pasó y quedó", la clásica audición radial, llevará a los oyentes por la música de todos los tiempos con la conducción de Fernando Amaya

La historia cuenta que había una vez...

De un lado un cuaderno con letra pequeña e ilegible se acomoda en una mesa bajo la sombra del micrófono, del otro lado una familia se reúne y se prepara para el almuerzo de los domingos, a lo lejos (no tan lejos) una tradicional compañera reza contra todo pregón y consejo sobre el pasado “Lo que pasó y quedó”.

La historia comienza un domingo de 2003, mientras la mitad de la provincia preparaba un asado para horas después escuchar los apasionados 90 minutos tan esperados de la semana, apareció Fernando Amaya en el aire junto a Guillermo Perdigón en la consola y le pusieron ritmo a la espera, como un juego improvisado de música del recuerdo, sin otra pretensión que mantener la audiencia animada y enganchada al dial. La excelente respuesta de la audiencia determinó la continuidad de esta práctica previa a los partidos en el día que reina el fútbol. Siempre contando con el incondicional apoyo y la extraordinaria colaboración del tan recordado “El Compadre” Víctor Hugo Ferreyra.

Con el tiempo surgió la necesidad de agregar contenidos, el programa se sostenía por su propio público y su duración era de 8 horas. Primero había que bautizarlo y siendo el conductor un ferviente contestatario del reggaetón, Daddy
Yankee y su éxito de 2004 le brindaron la idea “lo que pasó y quedó” vs “Lo que pasó pasó” .

Un sábado de introspección aparece una hoja olvidada entre miles de papeles, un poco maltratada por el ajetreo del día a día, casi tanto como nuestro animador, entre los pliegues gritaba una reflexión, como un sostén de valores que fueron transmitidos pero no siempre vigentes. El Legendario Fernando reconoce que las reflexiones que pronto se arraigarían al inicio del programa surgen no solo como respuesta a inquietudes personales, sino también sociales y particulares de los oyentes. Estas intervenciones además de ayudarlo a crecer en la interpretación, le dieron la satisfacción de la identificación con los radioescuchas.

En 2006 Perdigón dejaba su lugar a Osvaldo “Cocho” Páez y a Guillermo Páez a cargo de la musicalización y con las nuevas incorporaciones surgieron nuevas ideas y así nacía el siestero, cuyo nombre tiene origen en las anécdotas de Las
Cejas y sin otra connotación intencional que dormir la siesta en un catre a la sombra de un árbol, quizás un poco ebrio. A partir de ahí la tradición de los domingos tomó fuerza y cada vez más sentido.

En 2010 se sumó a la producción del programa Analía Luján tentada por la generosa posibilidad de Fernando de generar contenidos a su elección. Las horas pasaban sin darse cuenta, solo el cansancio y el cambio de guardia permitían que este grupo tenga noción del tiempo transitado. Los oyentes esperaban de una semana a la otra la canción que por falta de espacio no había sonado en la edición anterior.

En 2015 se bajaba el telón, pero cual inconsciente esta música quiere volver y encontró en Fernando Amaya la voz que la representa y feliz de tener esa responsabilidad le puso fecha al regreso.

A partir del domingo 14 de julio todos los domingos de 12 a 16, en Rivadavia Tucumán 97.1, te invitamos a sumar tu historia a esta historia, a revivir la música que acompañó los grandes momentos de tu vida.

*Agendalo, desde este domingo, todos los domingos, los mediodías, en Rivadavia Tucumán 97.1 vas a escuchar, "Lo que pasó y quedó", con Fernando Amaya.

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios